El COVID-19, declarado como una pandemia global por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo, tiene en alerta al mundo entero por la facilidad con la que se propaga de persona a persona. Por ello, las prisiones deben evitar a toda costa su transmisión, pues de no hacerlo, podrían convertirse en un foco de contaminación y la situación podría salirse de las manos.

Durante la mañana de este lunes El Callejero recibió una denuncia que revela el estado en que se encuentran los baños de la cárcel Rodrigo de Bastdas en Santa marta.

En imágenes se logra observar que el agua para bañarse, lavarse las manos y demás necesidades es de café oscuro. Además, el denunciante afirma que la comida que reciben los reclusos la sirven cruda provocando cuadros de indigestión y enfermedades.

Por su parte el denunciante expresó. «Mira esto no lo dejaban que lo publicaran pero así los tienen con esa aguas sucias, mirale esa comida huevos en mal estados frijoles crudos, hay personas que no pueden comer eso por que padecen de enfermedad que se lo prohíben.

Ante la crisis de hacinamiento, la falta de incrementos de bioseguridad y agua potable,  los reclusos de la cárcel Rodrigo de Bastidas hacen un llamado a la Secretaría de Salud Distrital, a la Alcaldía de Santa Marta y a la alcaldesa Virna Johnson para que tomen parte en el asunto y brinden apoyo al centro penitenciario que ya registra dos casos de Covid-19.