Inicio / Judiciales / Con o sin seguro, si no te mueves te mueres

Con o sin seguro, si no te mueves te mueres

Si usted tiene carro o moto, o suele hacer uso de ellos con frecuencia, debe saber qué tan importante es para usted y terceros tener un Soat, Sistema Obligatorio de Accidentes de Tránsito.

Manejar un vehículo sin vigencia de este, es como salir a la calle completamente desprotegido. Es estar expuesto a sufrir un accidente de tránsito y pagar, del propio bolsillo, las consecuencias que este hecho genere (transporte de las víctimas, gastos médicos, funerarios, indemnizaciones y demás). Es, además, pagar una cuantiosa multa por violar la ley, que asciende a 30 salarios mínimos legales diarios vigentes cada vez que sea sorprendido, además de la inmovilización del vehículo.

Al hacer cuentas, el olvido le puede costar mínimo 369 mil 800 pesos más el costo de comprar el Soat, que desde un principio le pudo haber costado una suma cercana e incluso menor a la que tuvo que gastar por multas, patios y grúa.

 

El Soat cubre:

Muerte y gastos funerarios de la víctima: 750 salarios mínimos legales diarios vigentes.

Gastos médicos de la víctima: 800 smldv.

Incapacidad permanente de la víctima: 180 smldv.

Gastos de transporte de la víctima: 10 smldv.

Pero más allá del gasto económico, los ciudadanos deben ser conscientes que portarlo es garantizar la vida, sin embargo, hay quienes sacan pecho al manifestar, “yo no tengo Soat y nunca me ha parado la Policía”. Grave error.

En Santa Marta, con la llegada del ‘mototaxismo’ a mediados del año 2008, las motos han inundado a la Ciudad, y con ello, el incremento de accidentes viales y pérdidas humanas se han disparado.

Está comprobado que la moto se ha vuelto un dolor de cabeza para el Estado. Las cifras reflejan que 28.000 motociclistas murieron entre 2000 y 2014 en accidentes de tránsito, y, según los últimos reportes, en ocho de cada diez de los que ocurren en las diferentes vías del país, hay involucrado uno de esos vehículos.

Por otra parte, solo en 2015 murieron 3 mil 270 motociclistas y hubo 25 mil 226 lesionados, una cifra muy alta, si se tiene en cuenta que en 2001 ese número solo ascendió a 1.356.

Según Medicina Legal, los siniestros viales son la segunda causa de muerte violenta en Colombia.

¿Por qué le duele al Estado?

Un estudio realizado a finales del año 2013 financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dio a conocer que los traumas derivados por los accidentes de tránsito le cuestan al país, en vidas, tratamientos y lesiones, cerca de 11 mil 300 millones de dólares al año; es decir, un poco más de todo el presupuesto para educación, hágase la idea de 33 billones de pesos.

Mientras los dineros públicos son invertidos para atender las consecuencias de los siniestros viales, en especial de las motos, esa industria eleva sus ventas en un mercado que crece a más del 1.000 por ciento en los últimos diez años.

En Colombia, a inicios del 2000 se ensamblan e importaban 57 mil motos, en 2015 la cifra se elevó a 678 mil unidades. Esos registros califican al país como el segundo ensamblador de estos aparatos en América del sur seguido de Brasil.

Por su parte, el Dane informa que uno de cada cuatro hogares en Colombia tiene una moto. Y el Registro Único Nacional de Tránsito revela que hasta julio de este año las motos suman 7 millones 223 mil 288 unidades, es decir, el 53 por ciento de todo el parque automotor del país.

Ver en las calles no solo de los barrios sino de toda la Ciudad a menores de edad conduciendo moto nos lleva a cuestionarnos si las licencias de conducción son entregadas a través de rifas o ‘palancas’ políticas.

En efecto, la norma es flexible (a los 16 años se puede comprar el pase), las irregularidades florecen por montones y los controles no alcanzan para cubrir las zonas grises de la legislación actual.

Las aseguradoras que brindan el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat) sufre el otro coletazo del problema de la accidentalidad vial de las motos.

Fasecolda, la asociación que las agrupa, ha indicado la gravedad del tema. El alto índice de accidentalidad de las motos tiene a ese gremio con saldos en rojo por las pólizas del Soat. Por ejemplo, las 649 mil 428 víctimas de accidentes atendidas en 2015 y con cargo al Soat les significaron desembolsar 1,2 billones de pesos.

Llama la atención que en el 87 por ciento de los accidentes estaba involucrada una moto, explica Ángela Húzgame, directora de la Cámara del Soat en Fasecolda, tras aclarar que el año anterior hubo un déficit de 250 mil millones de pesos.

Preocupa, por lo que se ve a diario en las calles, que las motos son un problema que se le salió de las manos al Estado y por lo que parece hay pocas intenciones para ponerlo en orden.

Expertos en el tema han planteado desde hace algún tiempo que una de las salidas está en subir los impuestos a esos vehículos, aumentar el valor de la póliza del Soat, cobrar peajes y requerir con seriedad la aprobación de examen técnico-teórico exigente antes de expedir las licencias respectivas. Eso, junto a las campañas de prevención, podría generar el cambio que se necesita.

En Santa Marta, suceden hechos de la vida real que superan la ficción, inexplicablemente en los centros de asistencia médica no siempre es garantía la tenencia del Soat.

Se sabe que en Santa Marta hay clínicas especializadas en fracturas, o mejor, clínicas especiales de Soat y viceversa, existen IPS que no atienden fracturas.

Lo anterior deja en el limbo a los afectados, teniendo en cuenta que en momentos de urgencia estos recurren a la clínica más cercana al siniestro sin saber si en esa clínica atienden o no Soat, lo que importa es salvar la vida.

Con esto se pone en evidencia que el alto índice de pérdidas humanas algo tiene que ver con estos procedimientos, los cuales violan la Ley Estatutaria aprobada por el Gobierno. En donde se dispuso nuevos criterios para la clasificación de pacientes en el servicio de urgencias que se denomina triage, que es de obligatorio cumplimiento por parte de los prestadores de servicios de salud que tengan habilitado este servicio.

Entre los objetivos del triage está asegurar una valoración rápida y ordenada de todos los pacientes que llegan a los servicios de urgencias, identificando a aquellos que requieren de una atención inmediata.

Y no que sucedan hechos en donde los accidentados son rechazados por la falta del seguro médico.

Lo anterior, permitiría que los pacientes sean clasificados según la prioridad clínica y así disminuir el riesgo de muerte, complicaciones o discapacidad de aquellos que acudan a estos servicios. También, brindar información completa al paciente y su familia sobre en qué consiste su clasificación de triage y los tiempos de espera para su atención.

Otra situación que agudiza la problemática corresponde a la demora con respecto a la asistencia policial en accidentes de tránsito ocurridos en la capital del Magdalena.

No se explica cómo después de una colisión vehicular, los agentes del tránsito asisten mucho tiempo después, y en algunos casos cuando llegan no encuentran el choque, teniendo en cuenta que, por la gravedad de la situación, los involucrados deben volarse el conducto de realizar el croquis de accidente, teniendo en cuenta que hay una víctima agonizando en el lugar.

En la tarea de conocer cómo funciona el Tránsito en Santa Marta, referente al número de uniformados, horario y distribución de turnos, para entender el porqué de las demoras en la asistencia de accidentes, consultamos al capitán Julián Rodríguez, Comandante de Tránsito Santa Marta, con quien no fue posible establecer comunicación.

Por su parte, el secretario de la Oficina de Tránsito y transporte del Distrito Ernesto Castro, manifestó, que esa información específica la maneja la Policía.

En vista de que no fue posible conocer la información de manera oficial, conocimos que en la Ciudad están a disposición solo ocho unidades de tránsito distribuidas de la siguiente forma:

Siete operan en función de cumplir las normas de tránsito, levantar comparendos y multas en el casco urbano, mientras una unidad, conocida como tránsito 8, es la encargada de asistir los accidentes viales.

Tránsito 8, labora turnos 24 horas, y en Santa Marta son dos unidades asignadas a esta labor.

En el caso de las siete unidades antes mencionadas, estas empiezan turno desde las siete de la mañana hasta las siete de la noche, cumplido este horario, una de ellas se extiende hasta las 12 de la noche, y a partir de ahí y durante toda la noche solo opera la patrulla transito ocho.

Cabe recordar, que una unidad la integran dos uniformados en motocicleta, y en el caso de que se registren distintas colisiones en el mismo momento en la Ciudad, cualquiera de estas debe asistir y tiene facultad de levantar el respectivo croquis de accidente.

El drama de las horas laborales

Está comprobado que en Santa Marta después de seis de la tarde tener acceso a las entidades de carácter público es imposible, y aunque la ciudad no duerme, sí lo hacen los entes gubernamentales, desatendiendo las necesidades de los samarios.

Es el caso de las Comisarías de Familia, Bienestar familiar y demás cuya función radica en la atención de la sociedad.

Todo accidente que ocurre en horas de la noche y peor aún durante el fin de semana es atendido exclusivamente en horario de oficina. Las víctimas de las vías están sometidas al régimen laboral de ocho horas diarias que en total suman 48 horas semanales.
Mientras en otros países de América Latina, los turnos laborales se extienden las 24 horas del día. Existen varios turnos que a la larga no dejan de brindar la asistencia especializada para diferentes casos.

Sin embargo, en el país del Sagrado Corazón de Jesús, en donde todo se hace, pero de forma irregular, conocimos que dichos funcionarios trabajan de manera particular, el propio ‘rebusque’ teniendo en cuenta que están prestando sus servicios en horarios no laborales.

Una cadena de situaciones pone en tela de juicio qué hay detrás de un accidente vial, situación en la que la capital del Magdalena se rajó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About elcallejero

El Callejero es un sitio de noticias en la ciudad de Santa Marta, Colombia y también un producto de Unidad de Medios SAS.

Ver tambien

Presuntos integrantes de ‘El combo del negro over’, a la cárcel por tráfico de estupefacientes en Barranquilla

El material probatorio presentado por una fiscal especializada delegada ante el Gaula – Seccional Atlántico …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *